martes, noviembre 18, 2008

Hace un año




Ella tenía 45 años cuando yo nací. Me cuidó siempre. Creo que sólo la cuidé de verdad durante sus últimos 20 días. Esos últimos días me olvidé de trabajo y de hijos y de amores y de mí misma, para estar con ella. Quizás no fue suficiente, pero allí estuvimos juntas y solas, en esos días en los que no habló y no sé si escuchó mis absurdos monólogos que unían recuerdos y cuentos inventados por mí que nunca llegarán a la maestría de sus cuentos inventados. Me preparó para la muerte desde que yo era muy chiquita, una muerte que ella deseó rápida (o fantástica: volar en un platillo volador con los extraterrestres) y tuve que enfrentarla desde ese desgastarse de a poquito que es la agonía. Siempre fui su niña. Sólo en esos últimos momentos ella fue mi niña.
Pero prefiero recordarla así como en la foto, como la mamá que tanto me cuidó, que tanto jugó conmigo y que tanto me quiso. Prefiero ser su niña.

12 comentarios:

Lena dijo...

Un año....

Siempre seremos las niñas....

Un abrazo, Mireya, fuerte, fuerte....

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Divino homenaje.

Divino homenaje.

Divino homenaje.

alkerme dijo...

Me dejas sin palabras.
Nuestros ángeles guardianes...

Besos

Anónimo dijo...

Cuando hablas de tu senora madre (disculpa las faltas de acentos y enes el teclado esta en ingles) me llegas al fondo del corazon, por que yo tambien soy muy papero y mamero...

Tu angel caido no quiere contactarte por mail, quiere verte en persona, en una semana y media con el favor del creador estare en Venezuela y podremos reencotrarnos...

Abrazando ese pasado que esta tan presente, esa amistad clandestina contra los perfectos y sus perfectas idioteces, se despide...

Tu ya sabes quien...

PD: Afuera esta como a 12 grados y yo aqui adentro me siento abrazado por vos y por esos momentos inolvidables de los equivocados. Por cierto, por ahi hay un anonimo que habla de un perro, es innecesario decirte que no soy yo...de nuevo todo el carino, mi Maga.

Troka dijo...

no pude evitar los ojos aguados...siempre hablas tan bonito de tu mamá.

Abrazos!

La Gata Insomne dijo...

es difcil cuando los padre se vuelven hijos

al final está bien, alguna torpe manera de regresares algo


un abrazo

Ophir Alviárez dijo...

Pasan los días y pasan las cosas pero el amor -ese amor-, jamás pasa. Esa es la esperanza.

Un saludote,

OA

Merita dijo...

No sé cómo pero encontraste las palabras justas. Mucha fuerza :)

Viandante dijo...

Me arrancaste una docena de lágrimas. Qué bello texto!

CALÉNDULA MARAVILLA dijo...

Al final ella fue mi niña... me resultó conocido y triste, por el final. A veces inevitable lo paradójico, lo que nos toca vivir.

Abrazo fuerte

Pilar Alberdi dijo...

Hermoso. Es así. Tal cual.

Alfonso Mijares dijo...

Hoy es 7 de Enero de 2013. Es decir, cuatro años después de ese breve, muy sentido y muy hermoso texto. Y aún está allí, no se ha puesto amarillo como ciertas hojitas que un deja metida entre fotos viejas, o entre las páginas de un libro especialmente significativo. No, está fresquita hermosa, aromada aún de dolores y de amores. Es una forma de ser muy del pais de los equivocados, de vez en cuando regreso, y hoy decidí decir dos o tres cosas después de algunos años. Aún habla este insólitos país de Mireya, mi admiración de siempre...El último post.