jueves, junio 14, 2007

parejas XIX. dos que no se ponen de acuerdo.

siempre estuvieron cerca y lejos. cuando ella estaba sola, él estaba fuera del país. cuando él estaba de vuelta, ella se estaba acostando con otro. cuando la una estaba casadísima, el otro andaba de novio. cuando el uno se casó, la otra ya criaba hijos. cuando el uno se divorció, la otra seguía casada. cuando la otra se divorció y se enclaustró en una soledad militante, el uno se empató empatadísimo. y cuando el uno se desempató, a la otra la requieren ya en amores.
cuando uno quería salir de noche, la otra no podía. cuando la una quería salir de día, al otro se le hacía imposible descubrirse. cuando el uno propone, la otra no dispone. cuando la otra invita, el uno huye. cuando planifican se les cae. cuando ponen fecha y lugar sale un obstáculo.
Eran el desajuste, la descoordinación, la impuntualidad, las deshoras, el destiempo, los grandes enemigos de esta historia. la libertad nunca se ejerció en conjunto. no hubo tiempo, ni oportunidad. ganas sí. nunca un acuerdo. no una cita: un lugar, un día, una hora en común. nunca una coincidencia creada adrede.

6 comentarios:

delroy dijo...

No conocen lo que es llevar el mensaje a García.

Troka dijo...

les queda por lo menos la esperanza de poder coincidir?

Ophir Alviárez dijo...

Habrá que hacer de las coincidencias amor, o el amor con coincidencias? Me haces pensar, hay tantas historias de desacuerdos.

Saluditos,

OA

Mil Orillas dijo...

Insisto. Haz el libro.

besos

Brisa dijo...

Más común de lo que parece...
Una pregunta fuera de contexto. Es válido hoy día no escribir mayúscula después de un punto y aparte y/o seguido?
Me llama la atención por que ya lo he visto varias veces.
Saludos

jochen dijo...

a veces es mejor soñar que vivir,aunque siempre está la pregunta,y si...