miércoles, mayo 23, 2007

parejas XVIII. El tercero

perfectamente caben ocho elefantes en un volkswagen. apretados resisten, incluso se divierten en su tarea de batir el record Guiness. pero no caben tres personas en una misma historia. ni empujados, ni a juro, ni a trancazo limpio. se estorban, se pisan, se atropellan. alguien cae del vagon, alguien se descarrila. no caben tres, ni siquiera si se trata de una referencia intertextual. ni siquiera en un supuesto metafórico. ni en un chiste malo. cosas de la relatividad, ¿no?, caben elefantes –pesados, frondosos- en un carro, no caben personas en una relación. no hay pareja de tres. el par aparta. el par limita y succiona y amarra y niega. Alguien al final se cansa, llora, maldice; alguien, al fin de cuentas, se va.
Vete.

5 comentarios:

Regina Falange dijo...

La suma de uno y uno siempre será dos. Siempre. Y la matemática no se presta a errores. El único error es sobrar.

sniff, sniff, sniff

arena dijo...

la suma de uno y uno incluso puede dar uno... tres, jamás. tres es aburrido y balurdo y mezquino y anti historia.

Lejana Poulain dijo...

Tres es posible, pero siempre torturante. He sido tres: él, yo y mis temores; él, yo y mi madre titiritera; él, sus temores y yo. Y siempre he sido infeliz en esos tríos.

Anónimo dijo...

Por eso los swingers se llevan tan bien...

Chita

cacho de pan dijo...

contundente final
aplausos