martes, mayo 15, 2007

parejas XVI.dispareja

eran una pareja dispareja. una no pareja, en realidad. es absurdo decirle pareja a un par que sólo echó una tiradita (o tremenda tirada, si somos objetivos). ya eran dispareja desde antes, desde que se conocieron, si es que se conocieron (yo diría más bien que se vieron y - por razones que sólo saben explicar dos cuerpos ansiosos y rebeldes- terminaron en la cama).
ella era una señora hecha, con unos cuantos hijos crecidos; una señora de su casa, diligente y seria, de las que compran el pan para la cena, de las que apenas se toman una cervecita se marean. él era un muchacho brillante, un muchacho al que seguro su mamá le dijo: "pida, mijo, sin pena, porque alguna se la va a dar", un muchacho enamoradizo, irónico, triste. se conocieron como se pueden conocer unos vecinos en el ascensor, o como se conoce la gente en el supermercado -aquí tampoco hay carne- o como se conocen los adictos a Internet. es decir, no eran más que un par de desconocidos, sin preguntas, que se vieron un par de veces en un par de sitios antes de emparejarse por algunas horas (por muchas horas). un par que nunca llegó a conocerse del todo pero que se conoció muchísimo por un ratico.
hay parejas así, que se hacen y se deshacen en minutos. o que se juntan a sabiendas de su brevedad, de su temporalidad limitada, de su restricción. hay parejas que nacen moribundas. disparejas.

3 comentarios:

Agridulce dijo...

Es una de mis "fantasías", vivir una historia así... Me gustó mucho el relato... Saluditos, Bye!

Regina Falange dijo...

Gracias por complacerme con esto de la dispareja...Gracias miles

Todos los saludos y la buena vibra!

Nina dijo...

Yo quiero una dispareja, por su brevedad, por su fugacidad, por su no permanencia.
Excelente las entregas de las parejas! las he disfrutado un mundo.