jueves, septiembre 13, 2007

lugarescomunes

el sábado en la playa nadé hasta la boya y me acordé de cuando era "la sardinita", la niña que nadaba más lejos en Macuto y combatía piratas y desenterraba tesoros y hablaba con los peces. ayer patiné en el ávila y recordé a la que juraba era la mejor patinadora del teleférico, la que recorrería escenarios internacionales con sus afilados patines de hojilla. el martes estuve por la plaza de chacao de la que me creía dueña y señora y desde la que me comunicaba con las altas autoridades celestiales, suerte de niña elegida para ser medium, y caminé por las calles que desde muy pequeña tomé con mi bicicleta, cuando muchos ya daban por hecho que era una niña varón, aunque ya -o quizás fue más tarde- me gustaba un niño que se parecía a john travolta. me toca ahora ir al parque del ese y montarme en la piedra queso, la torre más alta del palacio.
ando rescatando a esa niña valiente, tímida pero atrevida, insegura pero segura, decidida, inteligente, bonita sin reconocerlo jamás -pero baste verla en las fotos-, hija única pero autosuficiente, triste pero divertida, solitaria pero imaginativa, peleona pero justiciera, soñadora, esperanzada, optimista, amorosa y amada, pura. esa niña que tengo perdida desde hace un tiempo. esa niña que valía oro. esa niña creadora.

6 comentarios:

Mauricio Duque Arrubla dijo...

Mi niño interior, casi exterior, te manda la manda un saludito a tu niña

Annmary dijo...

desde el otro lado del mundo(Italia) te manda un gran saludo una Venezolana que le encanta como escribes.Seguire visitando tu blog porque me gusta mucho lo que escri9bes, y tal vez te escriba uno post deidcado a ti en mi blog. Bueno chaito,pa lante pues..sigue asi

Ophir Alviárez dijo...

Creo que el método escogido es el mejor, ya que no habrá quien ose decirle a la niña que ella no, cuando sabe sin duda, que ella sí.

Toca seguir hurgando, despojarse un poco de la costra y reavivar la piel.

Saludos,

OA

râga dijo...

yo creo que ya creció... pero sigue siendo linda!

un abrazo calladito!

Mil Orillas dijo...

Definitivamente nuestras infancias se cruzaron. Lo que pasa es que éramos demasiado tímidas. No nos atrevimos a hablarnos.

besos, Maga

Gaby Gaby dijo...

Hola!!
Por eso dicen que la infancia es "la edad de oro",lamentablementre cuando pasamos por ella, no tenemos la madurez para apreciarla como se debe...
Se me ocurre por restacar el "Don" de desconocer el mal y seguro vendrán a ti todas esa cosas de niña que tanto anhelas...
Suerte!!