domingo, noviembre 26, 2006

viejos libros

río de gente el sábado. río de gente el domingo. yo en ningún río. yo estaba ayer en la playa. hoy estuve recogiendo libros del viejo apartamento de mi madre que ya no es mio. Duele meter libros en cajas para alguna biblioteca del interior del país, libros que no sé si amará algún otro lector, libros que no sé si leerá alguien con la emoción que yo los leí. Me traje a casa (aunque no caben más) algunos de los libros que me regaló mi papá y algunos viejos poemarios, de esos que no se deben botar nunca. Metí en cajas, para otros, para esos otros que quizás no lean nunca, todos mis libros de teatro, de cuando iba a ser dramaturga y actriz y directora, de cuando fui un poco de todo eso, con modestia, con voluntad y sin padrinos. Cada libro en mis manos era algún recuerdo, yo que soy olvidadiza. Pero tuve que meterlos en cajas, sellarlos en cajas, amarrarlos en cajas, despedirme de ellos, uno a uno.
Mientras el país se divide en ríos enormes, mientras la calle es una batalla campal de esperanzas y de creencias y de decisiones que se contraponen, yo me aferro un día al mar, como presente, otro día a mis viejos libros, como un pasado que me duele, al verlo hoy recogido en cajas. He aprovechado también para leer y para pensar que es mejor cerrar esa puerta absurda que me fabriqué en la cabeza por culpa de los blogs. Quizás es mejor meter mi blog, meter tu blog también, en una caja, bien atados con cinta adhesiva y enviarlos a China, para olvidar un poco lo tonta que soy, lo terriblemente torpe e inmadura que soy. lo mala para improvisar. soy la saboteadora de mí misma, mi propia enemig
hoy me cierro en mi caracola, mientras el país -con quien sea que lo pilotee- se va en picada.

9 comentarios:

ベル dijo...

Sumergida en un río de papel viejo,
de recuerdos,
de lágrimas,
de autoflagelación,
de querer ser,
de no ser,
de ser,
de vida,
de renuncia,
de aceptación,
de todo,
de un poco.

Un río que se lleva todo a su paso,
un río hecho de tinta,
un río de arrepentimiento.
Un río de reconciliación consigo misma.
Un río espiral.
Un río que no necesita ser río para arrasar todo a su paso.


Difiero. No está Ud. en ningún río.

Saludos. Siempre viéndola desde una vitrina.

Regina Falange dijo...

Ay amiga maga, no sé. Yo puedo dejar de leer blogs, dejar de comentar, perderme de la vida virtual, pero por aquí paso así sea sangrando. Para decirte que estoy contigo y que nuestras tempestades también parece que coinciden. Cada una a su manera pero luchando contra la mayor tempestad, que es la lucha contra sí misma.

Jacqueline dijo...

El mío se guarda facilito en una bolsa clik y se manda a China o a donde sea. Pero este no.
Un beso.

Luis Enrique dijo...

Atropellos en la Ràdio Venezolana:
Los programas "RED 23" y "Oir es Ver" fueron retirados del aire de la ràdio Venezolana.
El mejor programa de ràdio venezolana "RED 23" y "Oir es VER", programas de caràcter cultural, del autor y locutor Jorge Gòmez, fueron groseramente retirados del aire por la nueva direcciòn de la Emisora Cultural de Caracas.
El nuevo gerente de esa emisora, sin pensar en los oyentes, hizo gala de su mediocridad y decidiò no dejar salir al aire estes magnificos y cultos programas.
"RED 23" tenìa en mi un oyente asiduo. ¡Estoy furioso!

Luis Enrique dijo...

Deja tu repudio por este hecho en:
www.red23.ve.tripod.com
en el Libro de visitas

gracias

Nocheoscura dijo...

Yo tengo unas cuantas cajas de libros, estoy esperando terminar mi nueva casa, en una habitación me haré una biblioteca particular. Esto me alega y también me alegra pensar que por aquí la política no está tan convulsa, o al menos la sociedad, aún teniendo en cuenta que estamos tocando temas trascendentales para mi país (España). Creo que a fin de cuentas algo se aprendió de la Guerra Civil.

Kira dijo...

Despedirse de los libros, que tristeza.

Habemos muchos equivocados maga.

Y seguiremos equivocándonos. Cómo se hace...

delroy dijo...

Yo solía acumular libros pero de hace diez años para acá me di cuenta que:

1. El lujo más grande que puede tener un ser humano es el espacio. Espacio libre y abierto para estirarte. Mientras menos cosas acumules más espacio tendrás.
2. Hay que "dejar ir". Dejar que las cosas se vayan para que puedan llegar cosas nuevas. Mejor que acumular es dejar ir y que libros nuevos (nuevos para ti aunque estén viejitos) estén constantemente entrando y saliendo de tu vida. Incluso dejar ir aquellos libros que más te duele dejar ir. El espacio vacío en el estante es más precioso. De esa manera también le das la oportunidad a otro de disfrutar el libro. Estoy seguro que el libro, si pudiera escoger, preferiría seguir su camino en lugar de acumular polvo en una caja.

Por lo tanto cuando leo un libro o una revista, los boto o los regalo.

Mago dijo...

siempre duele desprenderse de esos libros que nos acompañando tantas veces en la vida, aquellos sobre los que lloras,los albunes con fotos en blanco y negro e historias de locomotoras y parques magicos ; pero lo mas importante es que habemos guardianes de blogs y no permitiremos que este se cubra de telarañas o se consuma entre kilos de polvo en una vieja caja de un sotano humedo.

Estamos aqui contigo, y seguiremos Amiga