sábado, marzo 25, 2006

qk

(este post es de hace unos días, lo dejé en borrador por pecar de prejuicioso -creo-, paso ahora a publicarlo aunque parezca desactualizado en éste, el día de hoy, noche sin luna)

Alguien me reta ¿por qué nombrarla totona si existe la palabra cuca, más exacta, más perfecta, más desacralizadora e irreverente, más mamita rica, pues? Y yo insisto en que al referente, al magnífico referente que es esa pieza contextual -ese artefacto, ese objeto, ese animal, ese abismo, ese oasis, ese universo-, no lo desdice ninguno de sus signos textuales.
Totona la pone en cuarto grado, sentada quizás en primera fila, ajena un tanto a su propio nombre. Totona se parece a ese primer escarceo, quizás bajo la cama de los padres, con el hijo de la vecina.
Vagina, en cambio, la envuelve un tanto a su condición fisiológica. Casi está sobre la camilla del gineicólogo, dispuesta ella a una citología, a un papanicolao. Busque vagina en el diccionario de la real academia y empezará a dudar "Conducto membranoso y fibroso que en las hembras de los mamíferos se extiende desde la vulva hasta la matriz". Libro de texto. Dibujito aséptico. Mala praxis médica. También alguna solemnidad. Poco espanto.
Vulva, sin embargo, la erotiza. Suena al fondo el fornicio, cierto revolcón de sábanas. Quizás sirve como un buen título para una antología poética. Vulva se pronuncia. Vulva sabe. Vulva es.
Cuquita la minimiza. La mima. Le hace cuchicuchi. Seducción barata -y no hablemos de peluchito, osito, que son cuestiones que si se dicen en privado no se repiten en público (y con cuidado a quien se le dicen en privado, que puede bajar más de una líbido exigente en sustantivos)-. Un riesgo o tal vez una raya.
Cuchara la envuelve en cierto tono de bar de El Silencio -prejuiciosa-. Podría dar ciertos indicios de carnet rosado del Ministerio de Salud. Pero también, también tiene su toque desinhibidor en cualquier arrebato, podría salir indiscreta en el asiento trasero del carro, una sola vez y si te he visto no me acuerdo.
Coño la acelera, la pornografía. Promiscua. De boca en boca. Violenta. La masculiniza. Es el coño, no la coño. La devuelve -desvive, desviste- a sus orígenes. Madre sólo hay una y se le recuerda.
Cuca, y ahora vamos a cuca, pues cuca suena a calle. A conversa entre panas. A la jevita buenísima. Suena a levante. Suena a polvo resuelto. Pero también suena riquísimo al oído y en confianza y con la luz muy tenue. Suena a tenencia, a complicidad, a goce. A lenguaje oral.
Y ahora, en el nuevo lenguaje del chat, del mensaje de texto, la cuca se abrevia y casi pierde esencia como objeto del deseo. Qk. Ya no hay carne ni espasmos. Aunque dicen que también funciona en esta relatoría de bits.

19 comentarios:

Nostalgia dijo...

Siempre usé chocha pero ya lo deseché. empezó a sonarme a viejo, a olerme a remedio para la artritis...
me gusta eso de qk. elegante, corto y conciso a la vez...excelente post :)
saludos Aprendiz ♥

Salva dijo...

Este post me gusto bastante! lo voy a recomendar en mi blog para que entren y lo lean! saludos!

LuisCarlos dijo...

Cñ, primer hombre en comentar esta bomba de post. Vaya honor, desconsuelo, sabrosura relamida y para más ironía pragmática, debo usar los dedos para responderte.
Lo peor, maga, es que me agarras con un texto escrito esta semana llamado "encucamiento" que no he podido publicar por agonía del servidor.
Es interesante ese juego de "la palabra tal me suena a..." y que de inmediato, si engancha, se convierte en un "la palabra tal nos suena a...". Ese 'nos' habla de complicidad de género, de grupo, de comuna, país o peña.
Pero además nos pone en movimiento. Nos lubricas el léxico.
Fíjate lo cómico de cómo armas un mapa de sensaciones según la palabra y como además, por penita con los panas, adviertes de las prohibidas. Toda una exigencia con los que vendrán.
No sé: tal vez hablo tanta paja para ocultar que hasta ahora no me había dado cuenta con qué palabra la designo... o peor, con qué palabra la pienso.
Cñ!
Me voy con la divertida duda de tarea.
Algo es seguro: apoyo la campaña por la Qk escrita. Pero dicha... no sé... creo que disfruto tanto inventándole nombres en la lengua oral que no podría decirle JAMÁS a ninguna mujer: "aféitate la cuca, cariño". A lo sumo llegaría al: "a mí me gusta podadita".
Tal vez el tema capilar (y su esclavitud) sirva para otro post.
Y para preservar la paz: nada de cañones.

Mauser dijo...

Sra. Aprendiz de Maga,
Cualquier elemento de debate es un reto para quienes no acostumbran oir la musica del otro. Monolinguismo, monotema, monismo, onanismo....Este post suena a replica de mandarin chino (no es casual que comparta un taller con nacionales de aquel pais).
Usted y yo estamos en las antipodas, pero me encuentro abierto a la discusion.
Me permito agregar mas categorias a su lista de diccionario de puericultura: Peladinha, concha y corocoya. Esta ultima es una expresion vernacula que escuche decir a mis hermanas cuando ocurria un cambio en mi voz y mi miembro se hinchaba sin la intervencion de mi pensamiento. Despues de superar el machismo inherente a mi origen, no logre ser castrati pero en cambio pude tomar el camino del mantis. Corocoya es la palabra que nombraba los jugos sagrados del insesto. Totem y Tabu, iniciacion de las cucas cosmicas...
Saludos.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Mi memoria ataca de nuevo:

Hace algunotes años, entre las páginas del “7mo día” de “El Nacional” hubo una serie llamada “Los nombres de la innombrada”, del autor no recuerdo su nombre, tampoco soy una maravilla con la memoria.

En esa serie se hacía un periplo por toda Venezuela y nos mostraba las maravillosas formas, que tiene y ha tenido el venezolano, en llamar al rinconcito perfumado femenino. Particularmente llamado por mí “Cattleya”, yo siempre de rebuscado.

Recuerdo que causó revuelo y discusiones por los rincones de los bares, bibliotecas y muchos afines. Gente recortaba el artículo-se lo vi a más de un sacerdote-, lo escondía para luego leerlo en los lugares más increíbles. Eran otros tiempos…, muy distinto del de ahora, donde la “Na’güevoná” recorre la calle sin ningún recato, algo vulgar para mi gusto. Ya sabes los Hechiceros sentimos la nostalgia, en cada uno de nuestros hematíes, por ese país que se fue no sé para dónde.

Tu post es certero, no le falta ni le sobra nada de nada, un bonsái casi-perfecto, superado sólo por tus ojos o por tu voz.

Amiga Maga, tu post es MAGISTRAL, aprendo mucho de ti y me enorgullezco sólo por leerte.

Todo lo mejor para ti, por cierto deberías hacer algo por ti. Estudiar, no sé, se me ocurre algo que tenga que ver con eso de escribir. Se te da muy bien. Se me ocurre, algo así, como periodismo, y trabajar en un medio impreso, como “El Nacional”, por ejemplo. Creo que serías buena, muy buena. Qué opinas tú?

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Una pregunta: *El conde del Guácharo" anidaba en su alma un sueño desde hacía mucho tiempo. Casi imploraba al gobierno que el dejara fundar su radio YVQKCK, sabes si lo logró?

la maga dijo...

gracias por aportar nuevos nombres. y no, nostalgia, chocha lo siento, chocha desanima a cualquier galán en trámites de ejecútese.

mauser...ya sé que estamos en las antípodas, nunca he pensado lo contrario. vivi demasiados años en un castillo, no precisamente de cristal, un castillo que incluía obras de teatro para niños los domingos, lecturas en el sofá de mi sala, alguna escapada, escritura (poca), escritura por trabajo y escritura de esa que a ud. no le debe gustar. estuve muy alejada de los bautizos de libros y las fiestas patronales y los clubes de alabanzas. no pertenezco a la raigambre literaria, no tengo marca registrada. pero me alegra -me alegra mucho- que ud. venga y me visite, le doy la bienvenida siempre. porque ¿sabe? en este ùltimo año me di cuenta de cuánto me alejé, de que yo estoy en las antípodas de todo. y, bueno, tengo que hacer un crucero por el caribe.

el pajaro guarandol dijo...

Maga, Bonito post. Me hiciste recordar otros nombres para ese eufemismo que tienen entre las piernas las mujeres. Aunque, creo que "miel de abajo" es uno de los mas dulces.
Mi hermanita menor tenia una "rosita" y la novia de mi hermano mayor,una "cuchumina". En Costa Rica, un taxista celebro mi acento venezolano diciendome que las mejores putas eran las venezolanas. Me estremecio esa bienvenida y le dije al taxista que no sabia si eso era un piropo o que. El siguio hablando transportado, inspirado de una maracucha que conocio en Panama, a la que le "aporreaba el murcielago" cada vez que podia.Despues de las putas empezamos a hablar de Chavez. Yo esta metafora animal nunca la habia oido. Ahi te dejo esa perla (negra) literaria.

Ah, y al amigo Silma...creo que esa columna era de un tipo llamado Missael Hernandez Salazar(o algo asi). Saludos pues.

Mauser dijo...

Sra.,
Nunca fui asiduo a los bautizos literarios ni a lecturas ni recitales. Las alabanzas las promueve usted misma con FundaMaga. Errata desde el Caribe: incesto en lugar de insesto.
Quedo a sus pies como una nota de margen.

la maga dijo...

Mauser: yo sé que ud. tampoco. Sé de su escepticismo y lo comparto. No soy apta para las relaciones públicas. Pero digo eso por mi carácter de anónima, por mi terquedad en ocultar mi universo, incluso por mi invisibilidad. Invisibilidad que incluye saberes, que incluye modos, que incluye manuscritos, que incluye identidad, rostro,piernas.
Fundamaga fue parte de eso: no quiero estar en la feria. ¿y para qué debatir con un fantasma?, le pregunto.

Rodolfo dijo...

joder que buen post maga.Y si, me identifico con todas y cada una de esas definiciones.

LuisCarlos dijo...

Es correcto, Silma y Guarandol
Fue Salazar el que hizo esa columna en el diario.
Y luego lo sintetizó en un libro llamado Geografía Erótica de Venezuela, que tengo aquí.

Regina Falange dijo...

Vaya qué buen post. Estoy de acuerdo con todas las denominaciones, creo que todas éstas son las tolerables (aunque hasta ahora no he oído, o mejor leído el qk, me falta eso)

Aún así, apunto otras que me ha tocadoe escuchar. Adelanto de antemano que no me han causado agrado cuando me ha tocado oírlas, pero las incluyo por cultura general.

"Breva, Papo" Así le llaman en Coro, estado Falcón. Para aludir promisuidad, te lanzan una como "¿te está picando la breva?¿O tienes desorden de Papo"?

"Pepita". Es un nombre común en los suburbios del bachillerato. Tus amigas te lo preguntan. "Ya te lo estás comiendo a besos, ¿cuándo vas a darle la pepita? Es una visión reduccionista de la maravilla que es la vulva.

"Chirmimoya": Otra alusión liceística. Me imagino que por la condición de esa fruta peruana de tener que ser comida de forma inmediata cuando madura, ya que su piel es delicada. O quizás -y mejor- por su textura cremosa, sabor dulce y ligeramente ácido.

"Rajita y sapo acostado": Éstas son las cochinadas a la que debe estar preparado todo oído femenino que use un pantalón más ceñido de lo normal, y que camine entre los buhoneros de la Plaza Miranda

En las conversas entre panas, en conversas arrabaleras, reducimos aún peor nuestro maravilloso órganos. "¿Cuándo la vas a dar?"¿Le gustó tu vaina?"esa cosita se atrofia" y etc..

Pequeño aporte no más...Saludos!

la maga dijo...

sí, faltó pepita, faltó papo...
ando con mala memoria

JRD dijo...

Vergación, Maga, has escrito un tratado. Y lo mejor: desde adentro, desde lo femenino.

Me pusiste a pensar en algo de lo que no me había ocupado con la debida intensidad: entre panas solemos llamarla cuca y a veces cuchara, pero frente a la pareja uno tiende a suavizar el término: cucharita. ¿Respetuoso o pudoroso?

¿Sábes como enseñé a la mía a llamar a mi miembro? Sí, así mismo como lo estás pensando. Dejaré ese tema para tocarlo allá en mi espacio. Creo ser bastante impúdico pero respeto los espacios de la gente que me cae bien.

Salú, amiga.

pd: Los margariteños y comaneses la llaman er pepire

El "Dulzor de Ostras" dijo...

Tiempo sin pasar por acá y me encuentro una verdadera cátedra sobre cómo hacer un artículo breve y sin que le falte nada de nada.

Se aprende de Usted.

La invito a mi casa, la que desde siempre es SU casa.

Porno Galante dijo...

Caramba, nos estamos poniendo porno! Me gusta la palabra totona, unida a verga y culo, suenan una delicia. Palabra es palabra. Y no hay palabra "fea", sino mal utilizada. Hay quienes no las usan en su literatura del eros sexual, porque las consideran sucias, que les bajan la calidad de sus escritos. Entonces, vemos textos que relamen en eufemismos, que ni me van ni me viene. Que los usen. Balano es una palabra interesante. Pero verga lo es de igual manera. No tengo nada contra vagina, aunque "fruto de la entrepierna" es detestable. En fin, ahora por andar diciendo esto ya tendremos un caterva de palabras sucias relamiendo el piso de la mala literatura. Donatien nunca tuvo reparo en usarlas. Cuando Saint-Ange dice culo, lo dice bien dicho. Oh, ya me fui de culto. Disculpen. Soy un muchacho malo que escribe cosas sucias, no otra cosa.

JOSHUA dijo...

Esa palabra yo ya no la uso... aqui se dice chocho

Robin dijo...

a mi me gusta decirle cuca o poncha suena mas expresivo, pero no por maldad.mi numero de telefono es 0416-041-39-53