lunes, octubre 30, 2006

La niña que soy

La niña que hay en mí te ama.
Ama tu corazón tranquilo,
ama tu alma, de niño también
Natasha Salguero

Este poema lo encontré en el blog de una gran amiga. Me impresionó porque anoche soñé en recuperar esa infancia, mi infancia amorosa, desde la limpieza de su corazón de hombre bueno. Sigo pensando en el respeto. Y el respeto me lleva a él. A ese amigo al que quise a los 16 años. A él, con el que pudo ser. Me pregunto por qué no lo involucré. Sé que lo cuidé porque era importante para mí. No sé si se lo dije. Y me pregunto cómo recuperarlo. Por lo menos para creer. Yo que no creo. Pensarlo, al menos, me calma.

1 comentario:

CABINA AÉREA dijo...

mi niña bella, no creo que tengas que "recuperarlo"; tal vez desempolvarla, limpiarla, pintarla y ponerle una moña de colores a sus cabellos enmarañados...ahh y sonarle los mocos...besos mil y suerte