lunes, abril 30, 2007

parejas XIII. Miedo a la pareja

Esta mujer tiene una estrategia de verdad única. Y terrible, por demás. Al principio anda de lo más contenta con la estrategia y después dice que por qué carajo siempre hace lo mismo con buena parte de los hombres que pueden interesarle. O a quienes les puede interesar ella. A ver, todo suena muy complicado, vayamos por partes. Cada vez que se le acerca un probable parejo -o no parejo, simplemente alguien con algún interés más o menos gustatorio- enseguida lo convierte en el mejor amigo. Pero eso no es de inmediato. A lo mejor, al principio se deja llevar por las artes de la sutil coquetería, mientras predomine más lo sutil que la coquetería, ya saben, frases a medio entender, sonrisas casi desapercibidas, gestos que requieren múltiples interpretaciones, leves roces que se disimulan con gracia, buen humor y algunos asomos de interés. Todo ello con un matiz tan de eufemismo que puede despistar al más torpe. Y protegerla ella. Pero he aquí el segundo paso, el que viene ahora, el que sigue ya. Cuando ya el jueguito cansa y se hace permisivo a otras iniciativas más de avance (ya saben, esos minutos antes del primer beso), entonces viene una nueva etapa. Le crece una suerte de pipí mental y se convierte en el mejor amigo del tipo. De la travesura seductora pasa a la complicidad del pana burda. Y ya sabemos que cuando un hombre y una mujer se convierten en tan buenos amigos, desaparece la posibilidad del encanto de la seducción. Pasan a otro plano y ya no hay vuelta atrás. Pierden magia. Pierden atracción. Pierden iman. En el fondo, creo que no es más que miedo el que tiene esa mujer. Por eso se refugia en la zona neutra y conocida de la amistad. Más que una aliada, en el fondo, la amistad es una barrera, un límite, una escafandra para no entrar en esas aguas, que ya todos sabemos cuáles son, y que a veces cagan.

5 comentarios:

Regina Falange dijo...

........

Las eternas amigas con pene, o con cara de pene, o mejor, con máscaras de pene...

delroy dijo...

Cuando una mujer arruga sin intención de planchar es para probarse a sí misma. El tipo sencillamente no le gusta como hombre.

Por otra parte las mejores relaciones de pareja comienzan con una amistad.

Consuelo dijo...

No me conoces. Pero me has descrito¡¡

arena dijo...

la amistad es un arma de doble filo, como todo en el amor. si fueron verdaderamente amigos antes de... seguro que habrá un final digno, con las botas trenzadas y apretón de manos. si la amistad no se consolidó muy probablemente hay patadón y la vaina sanseacabó por forfait

sí creo, como delroy, que una amistad previa ayuda. y regina, tenés razón: no a niveles de disfraz de pene! esa es una manera de sabotearnos, como no, y de culillo también

La Gata Insomne dijo...

Calienta braguetas!!!
Mata al tigre y le tiene miedo a la piel!!!
Histéricas!!!!

Y nada de eso lo digo a modo de insulto ni crítica, es como dices Miedo, pero es un miedo que recuerda a la Caperucita, parece que coquetearan con el lobo!!!! Un buen día las agarran y le dan un poco de lo que no se le ha perdodo pero parece querer encontrar.