viernes, abril 20, 2007

(paréntesis: ups, un pequeño detalle, no había limbo)

La noticia de las agencias hoy: "Vaticano decide abolir el limbo y abrir las puertas del paraíso a los bebés"
Pequeño detalle, ¿no? Resulta, señoras y señores, que no había limbo, o que se llenó, o que fue cerrado por el seniat, o que lo clausuró sanidad. no sé. pero de un plumazo e intentando medio remediar el entuerto, el Vaticano manda un comunicado, sin pedir perdón, sin doblarse de la vergüenza, sólo un simple comunicado para decir lo que para ellos parece un detalle no más: fieles, no hay limbo, los bebés van directico al cielo.

así dice uno de los cables, el de AFP: " Los teólogos del Vaticano acordaron, después de meses de reflexión, que el limbo no existe y que las almas de los niños muertos sin bautizar van directamente al paraíso"
Y continúa (como si no les diera pena): "En un documento adoptado con el acuerdo del papa Benedicto XVI, la Comisión Teológica Internacional del Vaticano concluyó que "hay bases teológicas y litúrgicas serias para creer que cuando mueren, los bebés no bautizados se salvan". La idea del limbo refleja "una visión demasiado restrictiva de la salvación", dedujeron los teólogos".
Y la vaina parece juego, pero no, el cable prosigue dando datos bochornosos: "Dios es misericordioso y "quiere que todos los niños se salven", estimaron los teólogos, reunidos bajo la autoridad del prefecto de la congregación para la doctrina de la fe, el estadounidense William John Levada".
Y concluye la información de AFP, con mayor desvergüenza: "No obstante recalcaron que su conclusión se fundamenta más en "una esperanza piadosa" que en "una certeza probada".
Así que resulta que se equivocaron, que ups, hubo un error, una ligereza de San Agustín, un pequeño detalle. resulta que no hay limbo. como quien echa la basura bajo el sofá y listo.
Y pienso en el tormento de tantas madres católicas -mi madre, tantas otras, criadas entre tanto miedo- y me pregunto cómo pueden justificar tantos siglos de dolor de familias imaginando a sus hijos flotar en un no lugar y no entiendo cómo aún hay gente que puede creer en algo tan inhumano como la Iglesia.

7 comentarios:

Agridulce dijo...

Que ganas de creerse Dios! Woao de verdad me asombra como pueden jugar con la inocencia de la gente creyente en su religión... Yo creo en Dios más no me considero de ninguna religión porque más pecadores son los "pastores" que las "ovejas"... Y digame el papa Benedicto ¿?¿?¿?¿?¿? cuando lo nombraron papa en vez de lanzar benciones elevo las brazos al puro estilo Rocky Balboa... No, no, no... Será que Dios les mando un telegrama y la excusa de que como está a tantos años luz de nosotros es que acaba de llegar con esa resolución de que no hay limbo... jajaja

Azul caleidoscopio dijo...

Te leo desde hace tiempo pero hoy no puedo mas que decir: Bravo por este post!! Saludos.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Endiablada Maga:

Tengo una amiga que me decía: “todo creyente con DOS dedos de frente, y con mediana información, al pisar el Vaticano…, pierde la fe. La fe en la Iglesia Católica y Apostólica -y todas sus “ólicas”- Romana.
Y eso es cierto.
Con la aceptación de mi excomunión perpetua y la condena de mi alma, por los siglos de los siglos, al más oscuro abismo del infierno, te comento. No soporto tanto curita disfrazado de Drag Queen con cualquier cantidad de hilos de oro, brillantes, cadenitas, anillitos de rubíes y brocados a plena luz del sol, para mayor Gloria de Dios. Mientras deciden por las almas de nosotros…, pues las de ellos, ya están con sus banquitos reservados a la diestra del Dios Padre o, en el peor de los casos, en primerísima -qué es la vida de Mirla?- primera fila.
Eso sin mencionar lo carito, que ha costado semejante decisión, para dejar que los bebes entren al cielo, sin pasar por Go, ni cobrar los 200 -eso era en mi época-
Sé que existen religiosos que viven su apostolado, pero los otros muchisisisisimos no se mojan si no tienen, por lo menos, su paraguas Gucci o zapatitos Prada -el demonio viste…-
Pero veámosle lo positivo al asunto, y si de repente ellos deciden -en sus importantísimas reuniones- que ya no existe infierno, purgatorio ni cielo...
Si ello sucede, el teatro se les cae completito.
Y yo, desde mi perdida alma, grito un sonoro: AMEN!!!

Todo lo mejor para ti.

PS: Sabes que eres una de las Santas de mi particular Santoral? Y no sé, si para ti, eso es bueno.

Mil Orillas dijo...

Maga, la serie de parejas me fascina...pasa por casa, te tengo algo...

besos

Martha Beatriz dijo...

Recuerdo a mi padre rogándome en su lecho de enfermo que bautizara a los niños: el muy sagaz sabía que si me mudaba sin hacerlo, nunca los ateos de sus padres lo harían. Antes de ello, nunca creí en un Dios misericordioso que castigara a seres inocentes por las "malas" decisiones de sus progenitores: ahora resulta que el Vaticano coincide conmigo...cuantos errorsitos de este tipo encontraran con los años? Saludos!

MDTorres dijo...

Sí hay limbo! Los bebés que se mueren sin ser bautizados, renacen en Venezuela. El país del limbo eterno

La Gata Insomne dijo...

Maga esto es una trampita. no tienes email, veo que eres amiga de Nostalgia, pasa por mi blog y déjale una nota si te dá nota en un post de hace 2 días dedicado a ella. Si no te parece obvialo!!!

te lo dejo por aquí abajo para que no lo vea, así que bórralo!!!