jueves, septiembre 22, 2005

factor de protector emocional nùmero 50

protector 50
nuevamente fuera de Caracas y por pocos dìas, que ya pronto retorno a mis dos trabajos. nuevamente escribiendo rapidito desde un cybercafè. nuevamente sin mucha cobertura en el celular (y por eso no he podido hablar contigo, Carmelo, si me estàs leyendo, pero estoy pendiente de tus cosas, mi buen amigo, quiero que lo sepas). y claro, con demasiadas volteretas en la cabeza. pasan cosas malas malìsimas y de pronto, como si a alguno de los dioses griegos (tienen que ser ellos) les dieraalgo de consideraciòn conmigo, me traen algùn regalo, que lo necesito, coño, despuès de determinar no sòlo que serè feliz a juro, sino que dejè de creer en el amor, o al menos, en el amor arrebatador -sagrado y obsceno- ese de la poesìa de Gonzalo Rojas, el de la locura de Sabina (que por cierto, se merece un post èl solito, porque lo quiero desde sus palabras, porque me identifico con sus tormentas, aunque no me emborrache, aunque no tenga ojos color verde marihuana). me puse, señoras y señoras, a partir de esta semana, y eso se lo comentè a un amigo en un email, protector emocional -igualito al solar, pero para el alma- nùmero 50 y me lancè a retomar algunos pasos, intentando ser màs frìa que un tèmpano, màs calculadora que la calculadora electrònica que tenìa que usar mi chamo en Fìsica. como dice ese grupo evangèlico: "pare de sufrir" y àndese por la vida como si se estuviera actuando la vida de otra. cariaquito morado -yo, que soy maga y no bruja- contra las malas rachas. y por favor, señora (me estoy hablando a mì misma, vaya trato, yo que me creo una carajita) dèjese de estar regalando sueños, que despuès anda sintiendo que recoge latas vacìas. no se meta entre los cardos, aunque le guste el peligro, la emociòn (y el amor, burda), siempre se pincha. duele.

del concepto de familia
es la cèlula fundamental de la sociedad, decìa el libro de cìvica de primer año de bachillerato. pero quizàs es, en realidad, la cèlula fundamental de los sentimientos de todos nosotros. aunque a veces salga mal y de ella no nazca ùnicamente lo bueno. aunque esa cèlula no tenga siempre igual nùcleo y no se parezca al dibujo del libro de cìvica: papà gordo, mamà rubia, tres hijitos pecosos.
una de mis primas de España me escribiò en messenger que recordara que tenìa una familia, que estaba lejos, pero que estaba conmigo. la familia. vaya concepto difìcil para mì, que toda mi vida sòlo definì como familia a la totalidad de mi madre, y ahora, a ella incluida, pero a mis hijos como el gran todo familia. creo en la familia, de verdad, creo en ella y no en DIos. creo en los abrazos a mi hija para que se levante para ir al colegio, creo en las conversaciones con mi hijo que es antibush y que mira todo feo (es el adolescente màs adolescente que existe, segùn mi amiga Ani, por cierto, y ayer cumpliò 16 años y lo celebramos a todo sushi). creo en sus sueños y en ese vernos y saber lo que estamos pensando. creo que me duela el estòmago cuando a ellos les duele. creo que me duela el alma ante cualquier quejido de sus voces. creo en ese mirarlos a ellos y reconocer de mì -y de èl tambièn, por supuesto- no sòlo gestos, sino gustos, malas mañas, malos humores y esa inteligencia y esa creatividad de artistas. creo en proyectos, aunque el corazòn a veces se declare en rebeldìa, pero bueno, que no hay que hacerle mucho caso, que por yo estar hacièndole caso al corazòn vivo dàndome tropezones. el cerebro, ese sì, con su coeficiente intelectual colocadìsimo en los primeros lugares del campeonato, puede tener la razòn. y me dice: maga, haz caso, aunque dejes de ser maga.

5 comentarios:

Martha Beatriz dijo...

No le creo nada: usted se sigue bronceando el alma con aceite menen y yodo, como cuando eramos las dos carajitas, quizás e pone el protector ese, pero se le cae en la primera bañada sentimental y no creo se lo reaplique. Saludos!

JOSHUA dijo...

Bueno, yo estoy un poco extraviado en este mar de los pensamientos... con un cerro de trabajo y proyectos que no cuajan pero prometen algo que no es poco. Pero es estar en la vida y no que no te pase nada... ¿no?

Dentro de lo que cabe estoy bien, estoy mirándolo todo de frente y me he dado cuenta de que algo he madurado porque la rabia ya no me domina...

También veo señales, raras señales como quien lee la borra del café... Creo por ejemplo que lo del huracán Rita, junto con lo del Katrina, es un acto de mera justicia poética... Una forma del planeta decirle a Bush que esto es un empate a la mexicana y que se ocupe de los suyos en vez de ir haciendo tanto daño a cuenta del petróleo...

Pienso que el destino te acerca elementos al pie de la cama y te da a elegir... Y finalmente creo que es muy importante poder elegir, y si no se puede, hay que ir a donde se pueda... aunque ese elegir sea mandarlo todo al mismísimo carajo...

Estos días han puesto a prueba mis más íntimos sentimientos, mis más profundas motivaciones... Por qué soy venezolano, es decir, por qué sigo siéndolo, por qué me siento orgulloso, por qué amo a esa tierra y por qué voy como el capitán de aquel submarino que persistía en mantener el rumbo a toda costa a pesar de los torpedos y las malas intenciones del enemigo... Es bueno tener un objetivo, es bueno esforzarse en cumplirlo y es bueno saber como sé ahora, que ir por la calle del medio o el medio de la calle, da sus frutos aunque te aporte soledad, aunque te tiren piedras, aunque el mal quiera hacerte arder...

Me gusta la idea de tener un peso específico, de que los que me rodean me quieran y me valoren y sentirme seguro de mi mismo, eso me da poder...

No sé por qué hablo así, parezco un mesías, pero no... sé que tu lo entenderás, bueno, besos mil y gracias por estar...

Regina Falange dijo...

Chévere, perfecto Maga, si comercializas tu invento cosmético me harías llegar uno??? Aunque yo no sé si sirva para mi rollo, porque tengo la piel del corazón aún arrugada y sin señas de descamarse. En todo caso, es una excelente idea...La aplicaré para la próxima, si es que llego a una próxima...Protector 50 repotenciado!

Un abrazo y adelante

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Maga, tú tranquila.
No merece la pena tanta sufridera, lo mejor es respirar un segundo profundote y pa'lante.
Recuerda que tu mundo comenzó contigo y se irá contigo. Además, como dice Simón Díaz: "Después de esta vida..."
Así que pa'lante.

Todo lo mejor para Usted.

PS: De Maga a Hechicero. "Todo es posible"
ps": No me lo vas a creer, en tus letras borrachas apareció CHVZ y no pude evitar reirme.

jose montalvo dijo...

amiga, si te resulta efectivo el protector 50 me avisas, pues nececitaría un galón...por cierto que el riesgo del protector es que conviertas la vulnerabilidad emocional a la cual todos estamos expuestos en obstracismo...no se cual de estos riesgos es el peor. Saludos!