lunes, septiembre 04, 2006

Es más o menos así: Sólo debo pensar que estuve en la cárcel. Y salí. Una se puede quedar pensando en la celda. En el desierto. En la idea del desierto. O decir que en la cárcel también una aprende, cursos a distancia, sobrevivencia del más apto, la vida.
O puede sentir que por ahí, entre estos hilos fantasmas, hay alguien como tú, por ejemplo. Un balcón.

3 comentarios:

yole dijo...

Tu aprendizaje...es más amplio uqe el de la libertad de tu vuelo.
Saludos nuevos.

rossana dijo...

como esas mujeres que esperan durante horas en la fila que se hace los miercoles de visita en la planta, en el paraiso. ellas que cargadas con bolsas, comida, ropa, papel higienico, fotos y cartas de amor, van a ver a sus hombres en plan de solidaridad, de entrega y espera. y, seguramente, cuando salen libres se escapan con la vecina.

a veces una se siente asi, como si de golpe te quedas sin compromisos los miercoles.

Nelke dijo...

o entonces sales y sólo deseas regresar