jueves, febrero 02, 2006

el héroe

yo hace como 10 años tenía un héroe. no un superhéroe gringuito de capa larga y dudosa sexualidad, sino un héroe de carne y hueso, un héroe rojo, un héroe fuertote, un tipo de izquierdas y comprometido con su entorno, un héroe de la selva, capaz de salvarme del veneno de las culebras, un aventurero inmerso en la naturaleza, un héroe de la guerrilla, políticamente radical, un héroe de los indígenas, conocedor del alma y de los mitos, un tipo tan generoso y franco que siempre supe que jamás me haría daño, un héroe que me miró a la distancia -con unos ojos francamente nobles- bañándome en un río, un héroe que respetó mi condición de mujer ajena -un héroe de hace dos siglos, qué vaina- .

5 comentarios:

Regina Falange dijo...

Esos son los héroes que faltan, pero son una verdad tan mentira que se esfuman..

lástima que los héroes no se pongan de acuerdo para llegar cuando más se les necesita

Ojalá te nazca cerca otro héroe maguita...Acude a tu vara

Te quiero

Martha Beatriz dijo...

Te remito a la canción de Mariah Carey: héroes somos todos! Leí mal en un principio y creía que te referías a un héroe de la niñez: el mío es "El zorro", pero no cualquiera, Guy Williams, el de Disney, ese que acababa con los malos con esa sonrisa franca y ese bigotote, aunque perdiese los testículos en cada caída de los balcones de la posada. Un abrazo!!!

Alana dijo...

Te cuerdas de ese capítulo que tú escribiste “héroes somos todos” … qué tiempos esos, no?
Sabes qué creo, que como somos todos de carne y hueso, imperfectos, imperfectísimos A veces, condiciones, cosas en el entorno nos disparan esas áreas negras que borran alguna posible nobleza, digo yo creo…
Y lo he pensado en torno a lo que hemos hablado. Tal vez, a veces, algo se rompe en uno y dispara un chorro de maldad. Debe ser la manguera contigua a la del chorro de heroicidad.
Pero brevemente me quedo con esa frase tan tuya que me permitió andar en carrucha en y sacarme de mi pompa de jabón: héroes somos todos…
Te quiero!

la maga dijo...

alana, niña mia, es que es sorprendente: ayer tomè una decisiòn crucial aunque sin duda me duele y me tiene tristìsima. y justo ayer llamò el heroe -para cualquier vaina- 100 años despuès de mi sueño.

protheus dijo...

Demasiado perfecto para ser verdad. Eso decía mi abuela, y jamás he visto tra verdad tan inexpugnable como esa.