viernes, febrero 10, 2006

Manual (gallísimo) de maldad

Para la Rusita, que quiere ser mala y no puede

Los buenos, unidos en frente antipendejeado, han elaborado el siguiente manual, apto para aquellos miembros del club que quieran pasarse al bando de los malucos.
Aclaratoria: hecho por buenos, este documento puede pasar por gallo para aquellos auténticos practicantes de la maldad.
1.-Písele la cola al gato. Preferiblemente a uno que esté dormido. Que no sea negro, da mala suerte. Y en el parque del este, por favor, tírele vasos a las nutrias para que se atraganten, lánceles piedras a los monos para jugar con ellos al tiro al blanco.
2.-Móntese en el ascensor haciendo sobrepeso. Echelo a perder. Preferiblemente si en el edificio hay viejitas en sillas de ruedas y mamás embarazadas. Que se jodan. Es más, lance harina en los pasillos. Nada causa mayor placer que ver a un carajito ajeno cayéndose por las escaleras.
3.-Haga una rumba a las tres de la mañana. La música a todo volumen. Escoja un domingo, que el lunes hay trabajo para los demás o elija el momento en que alguno de sus vecinos esté bien enfermo. Recuerde: reagetton. Tú eres mi cachorrita, mamá. Y repetido.
4.-Echele los perros a la mejor amiga o amigo de su pareja. Aunque no le guste, aunque sea más feo (a) que el carajo. Sólo pruébelo. Resultados de maluquería extrema garantizados. Ya sabe, rosas, llamadas indiscretas, manos bajo la mesa.
5.- No le dé de ninguna forma plata a ese limosnero. Quítele más bien ese billetico de 500. Preferiblemente que le falte una pierna. Ojo con los ciegos, que corren más que el carrizo y tienen bastón para meter coñazos.
6.-Láncese en el carro sifrinísimo a 300 kilómetros por hora a eso de las 5 de la mañana. En pique. Esperemos, sí, que se atraviese algún recien levantado que aspiraba llegar temprano al trabajo. La maldad quedará redondita -y sin cárcel- si tiene 200 mil bolos a mano pa darle al fiscal de tránsito.
7.-Hable en el cine. Mucho, plis. Cuéntele su vida a su compañero de asiento o sino llame a su novia -o a la amiga de su esposa, que es lo mismo- por el celular. Funciona más si lo hace en una sala de arte y la película es francesa. Goce el Shhhhhhhhhhhhhhh. Pero no se detenga.
8.-Procure estar siempre al mando. Procure tener bajo su disposición secretarias a quienes hacer trabajar sobretiempo, obreros a quienes pagarle menos de lo que le alcanza. En fin, subalternos. Y ya sabe, que le limpie los zapatos ese ingeniero suma cum laude; que piense por usted ese quince y último graduado en la central. Encuentre siempre cualquier excusa para evitar el ascenso de otro. Atropelle bajo cuerda.
9.- Usted nunca jamás tiene la culpa. El malo siempre es el otro. No olvide estrategias para culpar al vecino por lo de la harina en el pasillo o para culpar a la amiga o amigo de su pareja de sus acosos. Y en el trabajo ud. pone las zancadillas pero no olvide tener a la mano siempre un potencial culpable -preferiblemente el que tenga más cara de bolsa-.
10.- Y como a ser maluco se empieza desde chamito, enséñele a sus hijos a burlarse de los dientes volados de esa compañerita, a halarle las trenzas a aquella otra, a robarle el celular al de más allá y a engañar a la maestra comprándole una manzana (envenenada).

(Ahora bien, Rusita, ¿nos convertiremos en unas buenas malvadas con este instructivo?)

12 comentarios:

Martha Beatriz dijo...

Que va maga, ya le dije que esto no es para mi: "buena" - o pendeja - a mi criterio y a mucha honra. Por cierto El amargado tiró un test que se parece mucho a esto, pero respecto a su teoría del ciudadano venezolano, para él muchas de estas son exclusivas de la nacionalidad y no de la blandura del corazón.

Regina Falange dijo...

Debería practicarlo también, necesito malicia para ver y andar en la vida..Pero no sé, mi condición coyotística a lo mejor me haría una "mala mala"..Y eso sería muyr frustrante..

Aún así, lo intentaré..Gracias por la guía y te pagaré con las clases de beisbol!

Te quiero

Reindertot dijo...

Faltó colarse en un velorio a comer pastelitos y chocolatico caliente, y soltar un estruendoso eructo post alimenticio frente a la urna del anfitrion fallecido.

el pajaro guarandol dijo...

el numero siete me parece que es de una bondad supina. recuerda que la pelicula es francesa y ahi todos estan desnudos, fumando y hablando hasta que alguien se suicida. alguien hablando en lo oscuro, en ese contexto, suena como a favor. Chevere tu post.

protheus dijo...

Aprender a ser malo como que no es posible. Te lo dice alguien que lo soñó, pero no supo ni donde empezar.
Escribí sobre tí (sin mencionarte) en mi post.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Maga:
Con esa voz y esos ojos, tú crees que alguna vez podrías ser mala?

Todo lo mejor para ti

La rusa Joropera dijo...

NOOOOOOOOOOOO, es que ni en plan gallo... para mi es demasiado malo todo!!!!... lo siento Maga seguiré encaminada en el país de los pendejo porque de verdad que soy tan galla que ando pidiendole disculpa a rey mundo y a todo el mundo...aahhh!!!!! ahora me siento peor porque veo que me seguirán jodiendo y a mis hijos (cuando los tenga) los joderan también porque no piendo enseñarle nada de esas cosas..
pero gracias maga.. ha sido un buen intento...

pino con el brazo quemado dijo...

EL MAL ANDUVO POR MI VIDA HACE POCO... FUI SALVADO... ESTOY VIVO DE BROMA...

niña pétalo de rosa dijo...

Quiero ser una buena malvada...¿cuándo comienzan las clases?

Adriana dijo...

WoW! está bueno el post...

Y a manera irónica -que no tiene nada que ver contigo sino con la justicia en este país- te comento que en la 6a. Te faltó algo así: Mejor sí es una Hummer y se lleva por delante a el único medallista olímpico del país, seguirá libre y tranquilazo, sin ningún remordimiento de conciencia, ni la más mínima posibilidad de ir a la cárcel...

Saludos

PD: Chamita discúlpame, pero me enteré que el Detto anda tal cual lo describí

LuisCarlos dijo...

A esta hora no veo lo que dirás sobre un día como hoy.
Sin embargo te dejé un cuento sincero en mi rincón, con acentito de río de la plata... con mucho cariño.

Anónimo dijo...

Me pareció estar leyendo a OtrovaGomas... muy bueno