miércoles, agosto 16, 2006

el derecho a la inocencia

la luna era una vasija. se escondía entre los edificios. el juego era pescarla.
simplemente eso.

5 comentarios:

Fedosy dijo...

Todos tenemos ese derecho, lo que pasa es que no lo usamos.

Ild dijo...

O lo perdemos queriendo y sin querer....

Zumba dijo...

¿Y jugar con la luna de media cesta, la luna taciturna que decrece? No es un derecho, es un deber. Qué mirada tan bonita.

la maga dijo...

me hacías falta, zumba, quien quiera que seas -OJALA QUIEN QUIERO QUE SEAS-. tu gentileza ya es parte del equipo de los buenos de este blog, que como todos sabemos nunca queda indiferente ante el pùblico, tiene sus amigos y enemigos (a montón). le lanzan aplausos y TOMATES. nunca bostezos.
te envío diecisiete besos, corazón.

el pajaro guarandol dijo...

yo paso para dejar un saludo a la bandera, maga. un beso y que estes bien ( ya veo que te zumban los motores!)